Una de las principales características del aloe vera es la gran variedad de componentes nutricionales en su composición, no es fácil encontrar característica similar en la naturaleza y esta fantástica peculiaridad lo que la hace única. Se puede encontrar fácilmente extensa información sobre los nutrientes del aloe vera y sus efectos beneficiosos, pero a continuación hacemos un resumen ya bastante indicativo de su potencial.

Entre los nutrientes antioxidantes del aloe vera, se encuentran las vitaminas C, E, los caroteninoides, el selenio y el zinc, estos evitan la acción de los conocidos radicales libres, que son los actores principales en el primer paso hacia el envejecimiento celular, y en consecuencia hacia el camino hacia lo llamado enfermedades de la edad, fortalece la vitalidad del sistema nervioso y al cerebro frente a la perdida de memoria.

El importante papel de las enzimas consiste en la transformación de las proteínas que ingerimos en alimento para nuestras células. La enzima que contiene el aloe son las catalasas que nos ayudan a la no acumulación de líquidos.

La importancia de las vitaminas está en la transformación en energía de los alimentos. El caroteno y el betacaroteno del aloe se transforma en vitamina A, actúa de forma general para el mantenimiento son de los tejidos, para una buena visión y muy importante para el desarrollo de los huesos.

Importante es la presencia de vitamina B12, cuya carencia produce trastornos nerviosos y anemia, y que junto con el acido son fundamentales para el crecimiento. Como esta importante vitamina apenas aparece en el mundo vegetal, las dietas vegetarianas y crudiveganas tienen esta carencia, aportando aloe vera a la alimentación se elimina este déficit.

La combinación de los más de veinte minerales presentes en el aloe produce un beneficioso efecto al actuar en combinación con enzimas, coenzimas y vitaminas protegiendo nuestra salud.

Uno de los elementos mas interesantes del aloe vera es el germanio, se encuentra en muy pocos alimentos como son el ajo, el ging-seng, la cebolla, la clorera y en el aloe vera. Debido a su estructura es un excelente electro estimulador, estimulando los impulsos eléctricos de músculos y nervios

Favorece la producción de sustancias que destruyen células cancerígenas. Favorece la eliminación de toxinas en nuestro organismo.

Aumenta la capacidad mental, estimulando las funciones cerebrales. Esto puede ser debido a que el germanio ayuda a que el organismo facilite la llegada de más oxígeno al cerebro.

Es un catalizador inmunológico ya que ayuda a convertir los macrofilos inactivos en células 100% activas. Lo mismo hace al mejorar la producción de interferón y a aumentar el número de células asesinas naturales.

Parte principal de los beneficios del aloe vera se encuentran en los monosacáridos y polisacáridos (azucares) que contiene, se ha estudiado que elementos ayudan al fortalecimientos del sistema inmunológico frente a inmunodeficiencias.

Uno de estos es el acemanano muy efectivo en la recuperación de tejidos y en el desarrollo celular, nuestro organismo la produce hasta finalizar la adolescencia, por lo que es solo a través de la alimentación como lo adquirimos para fortalecernos para aumentar nuestra resistencia inmunitaria. El acemanano esta presente en el aloe en cantidad muy importante entro de su composición.

Últimamente aumenta el estudio sobre los aminoácidos, descubriendo que estos son de gran importancia, en la formación y regeneración de células y tejidos sanguíneos, son parte principal de las proteínas para el buen funcionamiento el cerebro. El aloe contiene siete de los ocho aminoácidos principales y dieciocho de los veintidós considerados secundarios

Las antraquinonas, son laxantes naturales que además tienen una potente propiedad antibacteriana y antivírica y de manera simultánea funcionan como analgésico. entre ellas están:

La aloína es un fuerte laxante, pero integradas con el aloe su efecto es más moderado.

La emodina tiene además también es fungicida y tiene un efecto analgésico. Además actúa en la mucosa intestinal y regula su funcionamiento.

El ácido crisofanico es un derivado de la emodina y se emplea en el tratamiento de enfermedades dermatológicas como por ejemplo la psoriasis y contra algunos hongos cutáneos por ser un poderoso fungicida para la piel.

El ácido aloético es bactericida y antivírico y neutraliza además el efecto de las toxinas microbianas.

El ácido cinámico, tiene cualidades fungicidas y actúa como un potente limpiador. Tiene la cualidad de descomponer los tejidos necróticos y propiedades como calmante del dolor.

Además el aloe vera tiene otros componentes con capacidades no menos interesantes, como la lignina, que tiene el poder de penetración en las distintas capas de la piel que tiene el aloe es debido a la lignina y otras enzimas. Capacidad muy indicada cuando se debe tratar hematomas u heridas en las que no llegan los medicamentos tópicos.

Las saponinas son glucósidos, tiene cualidades limpiadora y antiséptica, al mismo tiempo que actúa en la piel como suavizante natural.

El agua, que esta en un alto grao presente en la composición del aloe, el agua actúa como un conductor de los ingredientes biológicamente activos. No actúa solamente como un disolvente sino también de forma importante en las relaciones entre los azucares y los doscientos componentes activos del gel. Cuando utilizamos el aloe aplicándolo directamente en la piel, el agua actúa como elemento conductor de paso de las sustancias nutritivas, para la regeneración de los tejidos dañados.

Como vemos, es en la composición tan compleja y completa donde está el poder regenerador del aloe vera.